Jugar es una necesidad

 

Jugar es una necesidad universal. ¿Tú cómo satisfaces tu necesidad de juego? ¿Bailando? ¿Jugando dominó? ¿Jugando futbol con tus hijos? ¿Bromeando con los amigos? ¿Coqueteando?… Yo a veces disfruto tanto mi trabajo que es para mí como un juego, de hecho en este momento el escribir este texto está satisfaciendo mi necesidad de juego.

Piensa en alguna ocasión en la que disfrutaste al máximo jugar —tal vez cuando eras niño, tal vez de adulto—: una ocasión en la cual te hayas sentido divertido, energetizado, radiante, sonriendo, riendo. ¿Ya te acordaste? ¿Qué haría falta para tener más de eso en tu vida?