Imaginemos un mundo

Por Madeleine Sierra

“Imaginemos por un momento un mundo habitado excluisvamente por payasos… las guerras se harían con pasteles de nata, se aplaudirían los fracasos, la economía sería un fantástico caos, donde dos más dos serían cinco, y para hacer un regalo bastaría un palo y una caja de cartón, que se convertirían de inmediato en un barco pirata y un catalejo. Sería un lugar donde la ingenuidad y la ternura estarían a la orden del día, donde mirarse a los ojos al hablar sería algo habitual, y mostrarse vulnerable o compartir las emociones, algo cotidiano. Un mundo en definitiva en el que jugar sería obligatorio, la risa estaría siempre presente y la mayor responsabilidad sería disfrutar y divertirse

Alex Navarro