¿Qué hacer si te equivocas y la equivocación crece?

Por Madeleine Sierra

¿Qué hacer si estás (por ejemplo) dando una conferencia, y te equivocas, y la equivocación es grande y va creciendo, y de repente te das cuenta de que ya dijiste una super incoherencia?

La historia de Bunny Rabbit

En la competencia de rap se respira un ambiente de arena de box. Quien quede noqueado por los versos de su oponente será descalificado. Frente a un público afroamericano enardecido, Bunny Rabbit (de tez clara) recibe estos duros golpes de su oponente:

 “Destripo a un rapero que es más falso

que un vidente charlatán

Esto es hip-hop

lárgate, turista

¡Tu barrio blanquito queda allá!…”

Ahora le toca a Rabbit responder, pero se queda paralizado frente al micrófono. El público lo abuchea y él se termina saliendo, con una gran humillación en el rostro.

Las cosas van mal en su vida: perdió el trabajo, vive en una caravana con su mamá y con el novio de ella, quien además es un borracho que tiene la misma edad que él. Para colmo, es golpeado por una pandilla y su chica le pone los cuernos. (¿Viste la película 8 millas? Es sobre la vida de Eminem…)

Un amigo suyo lo inscribe, contra su voluntad, en otra competencia de rap, y él se acaba decidiendo por participar. En el camerino se queda unos segundos viéndose al espejo (tal vez por fin aceptándose tal cual es), y luego sale al escenario. Tras dura batalla vence a su primer contrincante, y luego al segundo.

Ya es la gran final

Se encuentra en el escenario frente al campeón Papa Doc, quien lo mira con odio. Seguramente Papa Doc usará todo lo que sabe de la vida personal de Rabbit para destrozarlo frente al público. Esta vez le toca a Rabbit improvisar primero:

“Sí, soy blanco.

Sí, vivo en una caravana con mi madre,

Sí, mi amigo Chedar es muy bruto,

se disparó en la pierna con su propia pistola.”

Ya se ganó al público, que lo acompaña entusiasmado con las manos en alto.

“Sí, recibí una paliza a manos de 6 tontos.

Sí, Wink se cogió a mi chica…

Ahora diles algo a estas personas que no sepan de mí.”

Le lanza el micrófono a su oponente, a quien no le sale ni una palabra. Ya no tiene material porque el otro ya lo dijo todo. El público emocionado celebra la victoria de Rabbit.

Entonces: ¿Qué hacer si estás (por ejemplo) dando una conferencia, y te equivocas, y la equivocación es grande y va creciendo, y de repente te das cuenta de que ya dijiste una super incoherencia?

Lo bueno es que, a diferencia de una competencia de rap, cuando estás dando una conferencia nadie te quiere noquear. Todo lo contrario: el público está ahí porque quiere recibir el regalo que tienes para darle. Pero aún así tenemos algo que aprender de la experiencia de Bunny Rabbit: lo valioso que es compartir abiertamente la verdad, con auto-aceptación.

Cuando nos damos cuenta de que ya dijimos esa super incongruencia, es común que tratemos de hacer como que no pasó, pero el público lo vio, tú lo viste, todos lo vimos, pasó 😀 Es mejor reconocerla frente a todos, porque si no luego se va a hacer todavía más grande: va a ser la referencia de equivocación en la oficina (o donde estés), y te van a cabulear.

Por eso encuéntrale el lado divertido a tu equivocación, y haciendo a los presentes cómplices de tu rubor, di:

“Saben qué, me equivoqué, dije todo cuatrapeado, voy a volver a empezar, por ahí no era la onda.”

(O lo que quieras decir).

Reconocer la verdad relaja el ambiente. Pero solo funciona si primero aceptaste el error internamente, porque si reconoces la verdad auto-castigándote, con miedo, con culpa o con vergüenza, llamarás las energías del castigo, y puede ser que haya quien quiera aprovecharse y sacar el chicote.

Por eso date mucha aprobación y amor y a ti mismo. Recuerda que equivocarse es parte de la vida.

Practica paso a pasito

Tal vez sea mucho pedir que ya logres aceptar tu error en una conferencia, pero puedes ir practicando en la vida diaria. Por ejemplo, si estás tomando un café con alguien y te manchas, o si manchas al otro, date auto-aceptación y ríete con la persona.

El siguiente es un  pequeño ejercicio que puedes hacer en este momento para empezar practicar:

  1. Piensa en alguna situación en la que te hayas equivocado en el pasado, que todavía te afecte.
  2. ¿Ya? Permítete por un momento sentir la vergüenza, o la emoción que surja. Reconoce que si la sientes es porque algo es importante para ti.
  3. Recuerda que debe haber algún buen motivo por el que te equivocaste, alguna explicación de por qué pasó. También recuerda que todos nos equivocamos, todos estamos en el hoyo y eso tiene su lado divertido.  Date un ratito de auto-aceptación incondicional.
  4. Desde esa aceptación, pregúntate qué les pudiste haber dicho a los presentes para reconocer tu error. (¿Tal vez decir una broma al respecto?).

El preguntarte qué pudiste haber dicho es una especie de ensayo: hace más probable que la próxima vez que estés (por ejemplo) dando una conferencia, y te equivoques, y la equivocación sea grande y vaya creciendo, y de repente te des cuenta de que dijiste una super incoherencia, puedas poner en práctica la lección de Bunny Rabbit

 – – –

P.D. Este sábado vence el descuento para el taller Disfruta de ser quien eres, Libera tu CLOWN. Si nos escribes a más tardar el sábado para apartar tu lugar todavía te mantenemos el descuento.