Cada que practiques tu instrumento

Cada vez que practiques tu instrumento en casa busca que te dé placer. Si la pieza es todavía muy difícil para ti, póntela fácil para encontrar el placer a cada momento: tócala o cántala lento, o un fragmento muy cortito, o una mano por separado y luego la otra, dándole prioridad al placer. 

Así cuando llegues a interpretarla frente al público, automáticamente asociarás esa pieza con el placer, y le contagiarás tu placer al público.