Haz tuya la pieza musical

 

 

Por Madeleine Sierra

Te han pedido que toques la pieza con algo tuyo, o que pase por ti, o que no le copies ni imites al maestro…. Pero no te han dicho cómo…

Estás estudiando una pieza. Has averiguado acerca del compositor, sobre el tema, te aclaraste tus imágenes y… no sale para nada como desearías. Pero cómo, si ya hice todo… Sí pero tu mente aún está conectada con el “debería sonar así”… Ahí está tu atención y por lo tanto cuando la tocas, sale el sonido conectado al “debería sonar así”…

¿Qué hacer? En clase damos tiempo para “bajar las imágenes”, es decir, que el trabajo que se hizo con la mente para crear imágenes, baje al cuerpo: lo sientas en todas tus células, pues de ahí es de donde sale la música… de tu primer instrumento que es tu cuerpo.

Si el tema es campirano y has imaginado un campo… respira el aire del campo, siente cómo los rayos del sol tocan tu piel… siente esa emoción de tranquilidad y derrámala en todo tu cuerpo… que todo entero respire tranquilidad… tu cuerpo adoptará una postura diferente. Entonces toca.