Cuando dices: “¡Trágame tierra!”

 

 

Por Maleleine Sierra

¿Alguna vez haz estado en una situación en la que has implorado: “trágame tierra”?

Yo sí, muchas. Antes lo sufría y me avergonzaba cuando hacía el ridículo frente a la gente.
Desde que aprendí clown uffff cada error o ridículo lo disfruto mucho.

Resúltase que una vez en una obra de teatro (“Pedazos de Apocalipsis”) mis compañeros me pidieron que hablara al final de la obra para invitar a la gente a ver los siguientes episodios y para decir unos cuantos anuncios. Era “bastante información” para mí, por lo que les dije que mejor lo hiciera otro porque yo me ponía muy nerviosa al hablar en público “sin texto ni personaje” de por medio. PERO ellos se negaron rotundamente, y no en mala onda sino porque querían justicia, pues ya habían pasado todos a hablar… así que asentí.

Antes de función les pregunté cuál era la info. Mal hice en no apuntarla y/o aprendérmela porque lo que sucedió fue un CAOS TOTAL. Cuando me tocó pasar todo me empezó a temblar y al hablar comencé a tartamudear y a olvidar información importante. Confundí unos días de función con otros, todos estaban con los ojos cuadrados del despapaye que traía.

En fin, todo iba mal hasta que llamé interiormente a mi clown para salvar la situación. 
Al llegar a mí, mi clown puso en evidencia todo lo mal que lo estaba haciendo y comencé a hacer bromas al respecto… “yo les dije que no me pusieran aquí, pero no quisieron así es que este es el resultado”, “jajajajajaja” risas del público, y a partir de ahí, fue risa tras risa, ridículo tras ridículo… Cantinfleada pura y dura. Hasta que un compañero decidió poner el orden en la información y “san se acabó”.

¡Al final a mis compañeros les quedó claro por qué no quería pasar jajajaja… y ya no volvieron a insistir!

Recuerda que la imperfección puede ser muy cómica y una oportunidad para conectar con el público, con tus compañeros, o con esa chica o chico que te gusta. ¡La Verdad siempre relaja un ambiente y si se hace con humor aún más! Queda como un lindo y cómico recuerdo.