Conoce tu voz vulnerable

Por Madeleine Sierra

Es importante que a veces te permitas cantar con tu voz natural, la que suena cuando hablas. Ahí se encuentra tu verdad, o tus emociones vulnerables. Hay una voz que es máscara y otra que es la que sale cuando le hablas a mamá o a una amiga para contarle algo triste que pasó… Esa es tu voz vulnerable. En ella no hay ninguna censura, de ningún tipo… Ella transmite tu verdad pura. Ella no quiere quedar bien con nadie, no esconde nada. Cuando la conozcas, vas a ver que está conectada directamente con tu corazón, quien te da la fuerza para cantar. En ella está todo tu poder. Esa voz te devuelve seguridad.

De vez en cuando, cuando estés en casa cocinando, lavando o realizando otra actividad que te distraiga la mente, canta con tu timbre de voz natural. Si en alguna ocasión estás triste, o muy alegre o incluso enojado, también recomiendo que cantes alguna melodía inventada, con sílabas también inventadas, en la que dejes que permee tu emoción, haciendo todas las pausas que necesites para que sea la emoción la que lleve el ritmo. Aprovecha tus emociones para probar desde ahí… (obvio emociones que te permitan hacerlo sin forzarte).

Y cuando vayas a presentarte, ya en el escenario, cierra un momento los ojos antes de comenzar a cantar o tocar, conecta con tu corazón y date un pequeño arrullo con esta voz, como un masaje al corazón. Quizás pasarás por una zona incómoda al principio pero hay un momento en donde esa voz se convierte en una voz que sana los nervios y el pánico escénico, y que te conecta con lo más valioso dentro de ti.

Con este ejercicio un alumno me comentó que, haciéndolo en casa, llegó a perdonarse (¡Imagínate!)

(En clase te puedo guiar para hacer el ejercicio).