Estar en la mierda y salir triunfante y relajado

Por Madeleine Sierra

Mi alumna violinista (yo trabajo mucho con músicos, pero también con personas de otras ocupaciones)… Bueno, el caso es que mi alumna violista me había contado que le era muy difícil hacer el movimiento del arco hacia adentro, pues para ella significaba “meterse en ella misma”, y era consciente de que tenía juicios acerca de ir “hacia adentro” y dejarse sentir emociones de miedo y dolor, ya que eran emociones contra las que luchaba a capa y espada… (Qué fuerte, ¿no?)

Ahora que estamos haciendo los ejercicios para presentarse en público, pongo a mis alumnos en una situación embarazosa o imposible de resolver, y la consigna es que tienen que hacer el esfuerzo necesario para resolverlo de la mejor manera en grupo. A esto le llamo: “aprender a estar en la mierda y salir triunfantes y relajados”… Ante esas situaciones ellos se ponen rígidos como robots y dejan de respirar, y yo me río y les digo: “¡Están en la mierda!”, con lo que todos se relajan y se ríen también de su situación.

En la vida y en el escenario se nos presentarán muuuuuuuuuuuchas situaciones así… complicadas, incómodas y en las que solemos tensarnos, angustiarnos, enojarnos con nosotros mismos y con los demás, y sufrir… Así es que estos ejercicios nos preparan para saber manejar el ERROR y lo INCÓMODO.

Regresando a mi alumna… Ella me contó que le sirvieron estos ejercicios, porque un día llegó a ensayo de la orquesta y “oh sorpresa” no había nadie de la sección de violines… Así es que le tocó hacer el primer violín… Comenzó a tocar con miedo a los juicios de los demás, y ya venían otros miedos como el del movimiento del arco hacia adentro, cuando le vino a la mente una frase: “Estoy en la mierda” y comenzó a reírse por dentro de su propia situación, y esta relajación hizo que pudiera hacer el movimiento sin dificultad y comenzar a disfrutar su sonido…

¿Qué aprendemos? Que cuando aceptamos la situación en la que estamos, dejamos de “luchar contra ella” y esto provoca dos cosas: desidentificación y relajación, lo cual nos ayuda a transitar por la zona incómoda sin juicios…