Tu yo efervescente y audaz

“¿Todos llevamos un clown dentro?

 Sí. Todos tenemos una identidad clown, un clown-id (Freud era demasiado serio y trabajador para darse cuenta). Todo el mundo, con un poco de ayuda, puede experimentar al clown que habita en él, a ese yo que simplemente es; ese yo divertido y gracioso, amante del juego. En realidad, en el momento en que dejas a un lado a tu yo organizado, realista, crítico y moralizador, aparece tu clown con toda facilidad. Estaba esperando entre los bastidores de tu conciencia, algo impaciente, dispuesto a aprovechar la primera oportunidad que le dieras para aparecer en escena.

 El problema es que hasta que no hayas experimentado realmente a tu clown, aunque solo haya sido durante un brevísimo instante, te resulta difícil de creer. Como también cuesta creer hasta qué punto puede ser adictivo experimentar esta versión chiflada de ti mismo. Los clowns infunden vida en las personas, las aligeran. Mis alumnos suelen quedarse asombrados y muy complacidos después de haber conocido su yo más efervescente y audaz.”  

Caroline Dream