Inconvenientes durante el concierto, parte 2

Por Madeleine Sierra

(lo siguiente se aplica a cualquier presentación frente al público, no solo a un concierto)

Dos días antes del concierto te cambian de acompañante por alguien que no conoce bien el repertorio ni tiene mucha escucha. No duermes por la preocupación. Desinvitas a familia y amigos, pero sabes que tu antigua maestra asistirá.

¿¿Qué hacer?? ¿Con qué conectar para lograr estar en ti mismo y disfrutar el concierto aún en las “peores” condiciones? Varios consejos y conexiones son importantes, ahí te va el segundo:

Consejo 2: Aceptar la situación tal y como es. No te trabes en el “debería ser diferente” porque no lo es ni lo va a ser. Las cosas son como son y PUNTO.

Si no aceptas la situación, estarás luchando contra ella, empleando energía en esa lucha en tu interior que consume tus emociones y tu estado físico, cuando en realidad necesitas de esa energía para tocar y para usar las emociones al servicio de la pieza. La aceptación relaja.

Cierra los ojos y visualiza tu situación… estás en el hoyo :), ahora acéptalo… así es… abre un espacio en tu interior para recibir tu realidad tal cual es, con todo y todo, recibe tus emociones (tristeza, enojo, dolor) y tus resistencias, tu querer que fuera diferente, tu querer estar atad@ a un resultado. A todo dale aceptación… Deja existir todo, tal cual es.

En cuanto lo hagas vas a sentir cómo todas tus emociones se relajan y tu cuerpo se expande. Se siente un gran alivio. Hasta un poco de humor puede venir para los muy experimentados al verse en perspectiva y en el hoyo.