La indefensión tiene sus ventajas

“En el mundo actual es casi imposible ir por ahí sin defensas. Fingimos, pues, ser fuertes y que nada nos afecta, no sea que alguien nos quiera hacer daño. Solo en la intimidad nos permitimos mostrarnos desarmados, y a veces, ni ahí. La verdad es que puede costarnos lo indecible quitarnos la armadura de defensas que llevamos, y no es de extrañar. Si buscamos sinónimos de la palabra indefenso, la lista que aparece es de una negatividad abrumadora, que lo explica todo: desamparado, desvalido, desprotegido, pobre, abandonado, débil, arrinconado, expuesto, perdido. No es como para dejar las defensas en casa, ¿verdad?

Pero, ¿te has detenido a pensar qué estás protegiendo con tanto empeño? ¿Si tanta protección es realmente necesaria? ¿No merece la pena dejarse llevar alguna vez?, ¿librarse de tanta armadura pesada?, ¿aplicar el buen humor de uno mismo? ¿No sería más emocionante ser generoso y mostrar quien eres realmente? Tu clown, a estar indefenso, defiende con creces todo lo que es fundamental:

  • Su integridad
  • Su singularidad
  • Sus creencias y valores
  • Sus tics particulares
  • Su salud emocional
  • Su creatividad innata
  • Su derecho a equivocarse
  • Su solidaridad humana
     

El único mecanismo defensivo que necesitarás en escenario es el sentido del humor, que además es el mejor que existe para el día a día. Una arma apta para todos los públicos, eficaz, ingeniosa y agradecida.”

– Caroline Dream