Sé tú mismo en el ligue y en el escenario

Por Madeleine Sierra

En el ligue uno se vuelve muy torpe. Es una situación, la verdad, la verdad, muy cómica, jajaja, porque uno quiere quedar bien pero está idiotizado, y por eso no hay manera de quedar bien 😄 (a menos que tengas una muy buena máscara y ocultes perfectamente lo idiota que te pone que te guste alguien, o que estés enamorado, pero lo más común es que en cualquier momento salga todo a relucir 😂).

Si dijiste una cosa muy idiota, o hiciste una pregunta mensa, simplemente obsérvate en esa ridícula situación, y ríete por dentro de ti mismo, o más bien contigo mismo: “😄 Qué curioso, justo ahora que quiero quedar bien estoy haciendo todo lo contrario jajaja.”

Lo mejor es que desde el principio la persona te vea, y si le encanta tu idiotez, o tu torpeza, quiere decir que era para ti. Si no, mejor evitarse la sorpresa de después, de la salida de la verdad 😆. La persona que te quiera naturalito, como eres, será la mejor persona para ti, te lo digo por mi propia experiencia.

En el escenario también solemos poner máscaras. Está el músico clásico que cree que tiene que comportarse con seriedad en el escenario… está el conferencista que cree que está mal ser tímido frente al público (cuando en realidad puede funcionar muy bien que comparta su timidez con el público).

Lo que eres está bien. Al público lo que le gusta es que seas tú mismo, naturalito, como cuando estás con tus amigos.

Pero con “naturalito” no me refiero a que vayas a salir al escenario, por ejemplo, enojado. Es importante que aprendas a trabajar tus emociones, para que cuando salgas al escenario estés en un estado de gozo y de conexión con los demás. Esa es tu esencia verdadera, y para que se dé hace falta que estés de tu parte, te sepas valioso y estés conectado con el deseo de enriquecer la vida de quienes te ven y te escuchan.