El deseo de ser normales

Palabras de Caroline Dream:

“Nuestro deseo de ser ‘normales’ se despierta en la adolescencia. Al querer ser aceptados por nuestros compañeros, intentamos evitar a toda costa ser tildados de ‘raros’. En esta fase de miopía pubescente no vemos que el mundo es muy diverso y que lo que es normal en una sociedad, puede estar muy mal visto en otra. La normalidad es cuestión de consenso. Nos damos cuenta de esto al volvernos adultos. Buscamos, entonces, a gente con los mismos gustos e intereses, porque así estos pasan a ser normales. 

Pero somos seres sensibles, y algunos no han recibido amor a tiempo. Lo que provoca el miedo es la posibilidad de sentirse juzgado. Desgraciadamente, al intentar evitar las situaciones donde se puede sufrir el ridículo, se pierden un sinfín de oportunidades de disfrutar. La inhibición es equivalente a la auto represión.” 

Si tienes miedo a hacer el ridículo, comienza por darte aceptación incondicional al respecto. Permítete sentir el miedo: ¿En qué parte del cuerpo lo sientes?. Reconoce que si te sientes así es porque es importante para ti ser aceptado en la comunidad. Ser aceptados nos da seguridad.


Y continúa Caoline Dream:

“[…] El clown es como es, juega con eso. No sólo quiere estar ahí delante de la gente, sin más; quiere ocupar su espacio y su tiempo, quiere existir a lo grande, quiere entrar en sus corazones. Es un ser generoso, con sus habilidades y sus torpezas, con su inevitable humanidad. Es ridículo, sí, pero al admitirlo es mucho más libre.” 


¿Será que el día de hoy te animes a dejar salir un poquito más del clown hermoso que llevas dentro?