Expresa tu verdad para que se libere

Por Madeleine Sierra

Cuando uno tiene una verdad y no la expresa, esta se queda atorada pidiendo salir a la luz. Así es que en clase me ocupo de que toda verdad sea expresada, porque de lo contrario estará pidiendo atención y bloqueará el camino hacia las emociones de la pieza que están esperando ser descubiertas.Una alumna —llamémosle María e inventemos que era guitarrista— tocó un fragmento de una pieza. La detuve porque noté incomodidad en su expresión corporal y emocional, y le pregunté qué pasaba. Me respondió que no sentía nada. En realidad todos sentimos siempre, así es que le pedí a María que fuera más específica, a lo que respondió con cierta incomodidad: “Estoy distraída”. El estar distraída me pareció que era una evasión de lo que realmente le estaba sucediendo, pues podía ver en su cuerpo la expresión de una máscara tratando de ocultar algo, así es que le pregunté: “¿Qué es distraída?” No hubo nada, y volví a preguntarle: “¿Qué te hace sentir estar distraída, enojo… frustración?” “Eso, me siento frustrada”, me respondió. “Ah, pues toca la pieza frustrada”. Al tocar la pieza frustrada María se liberó de la emoción, por darle espacio para existir y para expresarse.Otro alumno estaba cantando y yo noté que su expresión era muy indiferente a todo: solía bajar la mirada, y “esconderse” mirando al piso. Le hice la misma pregunta para averiguar qué pasaba y me respondió que no sentía nada. Le pregunté si le enojaba no sentir nada y me contestó que sí, por lo que le pedí que me dijera en qué parte del cuerpo lo sentía, y me dijo que le costaba trabajo identificarlo, y que incluso eso no podía permitirse sentirlo. “Muy bien”, le dije, “estás protegiendo algo muy importante para ti, y duele mucho el permitirte sentirlo”. Detuvimos el ejercicio porque para él estaba siendo demasiado, hicimos unas respiraciones, y le sugerí que necesitaba abrirse a sentir las emociones y que podía hacerlo con ayuda de un profesional, así es que lo más conveniente podría ser ir a terapia, a lo que él asintió pues por primera vez se había hecho consciente de su impedimento para sentir…