Los imprevistos son oro

Por Madeleine Sierra

Los imprevistos son oro

Un imprevisto en tu presentación se puede convertir en oro molido, si sabes cómo aprovecharlo. 

Mira la manera extraordinaria en la que esta pianista le sacó provecho a un pedal que no funcionaba bien. Tanto provecho le sacó que, por ejemplo, yo no la hubiera visto tocar, ni te hubiera recomendado a ti que la vieras, si no hubiera sido por ese imprevisto. 

Observa cómo la pianista continuamente voltea a ver a su público, con disfrute, para hacerlo partícipe de lo que está sucediendo. Eso ayuda a que el público se sienta incluido y también lo disfrute.